¿Qué son las pruebas funcionales? Tipos, ejemplos, lista de comprobación y aplicación

Se utiliza para verificar que el software satisface las necesidades e intereses de los usuarios finales. Generalmente, cuando se habla de pruebas de software muy probablemente pensamos en las pruebas funcionales a las que se somete un sistema. No obstante, existe otro tipo de pruebas igualmente importantes para la certificación de un software de curso de tester calidad, como lo son las pruebas no funcionales. Éstas se basan en medir aspectos no funcionales como rendimiento, usabilidad, fiabilidad, etc. Las pruebas de rendimiento son imprescindibles en todos los entornos de desarrollo y producción para garantizar que su sitio web o aplicación esté al día y pueda soportar la carga de usuario esperada.

En esta guía esencial, descubra cómo las pruebas continuas integradas aceleran el desarrollo de aplicaciones. IBM Engineering Test Management es una solución colaborativa de gestión de la calidad que ofrece planificación de pruebas y gestión de activos de pruebas end-to-end, desde los requisitos hasta los defectos. La escalabilidad es la capacidad que tiene un programa informático de ampliar su capacidad de procesamiento para satisfacer las necesidades de una mayor demanda.

¿Qué son las pruebas de software?

A continuación, probará cómo reacciona el sistema cuando, por ejemplo, 1.000 usuarios intentan acceder a la misma base de datos al mismo tiempo y establecerá los requisitos de rapidez de carga de la aplicación en estas condiciones. Es importante que los sistemas muestren mensajes de error precisos y claros cuando se produzcan errores para que los usuarios puedan tomar medidas para corregir el problema y seguir utilizando el software. ● Las pruebas manuales permiten a los probadores evaluar los aspectos visuales del sistema, como la interfaz gráfica y otros factores que podrían afectar a la usabilidad.

pruebas no funcionales de software

El propósito de las pruebas funcionales es probar cada función de la aplicación de software, proporcionando la entrada adecuada y verificando la salida con los requisitos funcionales. Las pruebas no funcionales permiten llevar un control de calidad y permiten saber si el sistema de software funciona correctamente, además bajo qué circunstancias podría fallar. Este tipo de pruebas aseguran que los componentes de un sistema cumplan con las funcionalidades y operen correctamente durante su operación. Ya sea que se realicen durante la fase de desarrollo o al término del ciclo de vida de un software, el diseño de este tipo de pruebas se lleva a cabo con base en las características de cada sistema.

Cómo estos tipos de prueba difieren entre sí

En definitiva, el objetivo principal de este tipo de plan  pruebas es examinar la velocidad del servidor o del sistema para determinar si  responde de inmediato o no. Asimismo, nos ayudan a establecer cuánta carga puede manejar el servidor o el sistema y así poder saber si este se mantiene estable con diferentes tipos de cargas. Al contrario de lo que muchas veces se piensa, las pruebas de estrés no tienen como propósito verificar la https://www.themarkethink.com/educacion/curso-de-desarrollo-web-tripleten/ eficiencia de un sistema, sino su estabilidad, buscan conocer cómo un sistema responde ante cargas extremas y cómo se recupera de los fallos. Se utiliza para determinar la velocidad, estabilidad, tiempo de respuesta y el uso de recursos de un sistema de software bajo una carga de trabajo particular. La usabilidad se refiere a la facilidad que tiene un usuario para aprender a utilizar, operar o interactuar con un sistema de software.

pruebas no funcionales de software

Las pruebas de estrés sirven para determinar cuáles son los límites reales del uso de un software. Por otra parte, conocerás cuáles son los puntos de ruptura, a partir de los cuales no funciona el software. Las pruebas de rendimiento son otro de los puntos que hay que conocer cuando se aplican al software. Por ejemplo, se encargan de verificar si hay algún problema adicional de carga, concurrencia o escalabilidad.